Follow by Email

sábado, 29 de julio de 2017

Los Cuartetos de Beethoven por el Takács: 7 CDs, un DVD vídeo y un Blu ray audio



Una publicación ejemplar
Decca ha sacado a la venta una preciosa caja que es todo un ejemplo a seguir: con un lomo de solo 3,4 cm, incluye un precioso libretillo de 104 páginas pródigo en fotos, toda la información y comentarios a las obras en los consabidos inglés, francés y alemán, así como tres envoltorios con los Cuartetos de primera, de segunda o media y de última época en CD, más un cuarto envoltorio que contiene 1º: un DVD-vídeo en el que los Takács tocan el Cuarteto op.33/3 "El pájaro" de Haydn, el No. 14 "La muerte y la doncella" de Schubert y el Op. 59/1 de Beethoven, más un documental de 29 minutos sobre la trayectoria del grupo húngaro, cuyos componentes discuten y explican antes de cada interpretación cada uno de esos tres cuartetos. Y 2º: un blu-ray de audio con el sonido en alta resolución de todos los Cuartetos de Beethoven contenidos en los 7 CDs. La caja se puede adquirir rebuscando en internet por un precio muy bajo (en las dos principales tiendas de Madrid yo -como tantas otras importantes publicaciones- no lo he visto).
No conocía sino parcialmente estas interpretaciones (las de el período medio son de 2002 y las otras dos de 2004). Ahora puedo resumir que están entre las mejores, con las siguientes precisiones genéricas: tienden a tempi algo ligeros, que dan una cierta sensación de prisa y no de tensión sino de agitación (y eso que no siempre la minutación lo confirma), a una sonoridad que parece perseguir más la transparencia que un sonido beethoveniano robusto y corpóreo, una solvencia técnica de primer orden, buen gusto y musicalidad siempre asegurados, y algo curioso: en conjunto, los que más me han gustado han sido los primeros que grabaron, o sea los del período medio (Opp. 59 1-3, 74 y 95). En los últimos echo a veces en falta mayor empuje y fuerza.
Como creo que todo melómano que se precie debe tener más de una grabación de todos los Cuartetos de Beethoven (¿la cumbre de la historia de la música?... bueno, también están las 32 Sonatas para piano...), yo situaría esta de los Takács a continuación de la del Cuarteto de Tokio (1993) en RCA, que ahora está en una caja de precio tirado. ¡Y siguen siendo los que mejor suenan! Así que me parecen de adquisición ¡obligatoria!. Y también por debajo de la del Melos (DG 1984-86), de la segunda integral del Tokio para Harmonia Mundi (2005-10) e incluso de la del Cuarteto Italiano (Philips 1967-75), la única integral anterior a la era digital que en mi opinión sigue siendo plenamente disfrutable. Las tan prestigiadas grabaciones del Alban Berg (EMI en audio, 1979-84 y en vídeo, 1991) no me parecen en conjunto superiores a las del Takács. Los cuartetos de hasta hace un cuarto de siglo eran técnicamente inferiores a los mejores de la actualidad, esto es algo inocultable. De aquella época, hay que abstenerse absolutamente de la inaceptable versión del Amadeus (DG 1960-63), y en menor medida, pero también, de otras grabaciones que igualmente tuvieron fama en su tiempo: Juilliard (RCA, primera mitad de los años 60), Húngaro (EMI 1966-67), Végh (Discophiles Françaises 1952 y Teldec 1972). De las versiones digitales propongo huir también de la del Emerson, por mucho que sea para el sello amarillo (DG 1997).
El Cuarteto de Jerusalén, seguramente el grupo actual más pujante, solo ha grabado los 6 Cuartetos Op. 18 (H. Mundi 2015), con enorme acierto, y es una lástima que -debido a la crisis discográfica actual- no completen por ahora la serie. En cuanto a los Cuartetos de última época, tuvieron (y tal vez tienen) ardientes defensores las versiones del Cuarteto LaSalle (DG 1973-77), tan lúcidos intérpretes de la mayor parte de la música del siglo XX. Pero yo lamento no compartir esa admiración -ni por el concepto ni por la realización- que el grupo con sede en Cincinnati plasmó en disco de estas geniales composiciones.

1 comentario:

  1. Estimado Ángel:

    Me parece magnífico el trabajo de difusión que estás haciendo con discos como éstos, que ni se anuncian, ni se comentan ni se critican en los medios especializados. Y que ni siquiera huelen las estanterías de nuestros comercios. Alucinante.

    Yo también pienso que, en general, la primera integral del Cuarteto de Tokio sigue insuperada; por interpretación, por belleza e idoneidad de sonido y por la calidad de la grabación. Sin embargo, los cuartetos de última época del Melos me parecen más arriesgados y visionarios que los del Tokio, más plurales y de una trascendencia intelectual mayor. Yo prefiero la integral del Italiano –un monumento al humanismo y a la emoción de buena ley– a la segunda del Tokio, que está mejor tocada que la del Italiano, pero que me resulta un tanto impersonal (Martin Beaver, mejor instrumentista que intérprete, es en buena medida el responsable). La del Takács es, en efecto, muy nerviosa y viva, cosa que, aunque no siempre funciona, aporta un punto de vista nuevo y sorprendente... sin intentar inventar la pólvora. Se agradece su sinceridad y sensatez. El resto de las versiones palidecen a su lado; incluidas las dos del Alban Berg (tan aclamadas ambas) y la tan cacareada del Artemis. El resto... un desierto. Tal vez por la grandeza cósmica de esta música inagotable, me he vuelto intransigente con la mayoría de sus intérpretes: me aburro soberanamente con el Busch, el Húngaro, el Amadeus (!!), el Vegh, el Juilliard... Y creo que lo del Emerson no tiene perdón de Dios. Y que la fama de la grabación del LaSalle es pura impostura alimentada por una cuadrilla de snobs. Me recuerda al caso del Bach de Gould.

    Ojalá que el Jerusalén continúe con su empresa. Vistos los resultados del Op. 18 (una música con más y más profundas capas de lo que se suele pensar), estaríamos ante un serio aspirante al título.

    Enhorabuena de nuevo por tu texto.
    Miguel Ángel

    ResponderEliminar